miércoles, 23 de mayo de 2018

Novedad del día: Entrevista a Vicente Valdés de "Muñecos Alfonso". Segunda parte.

Tras el éxito rotundo de la primera parte de la entrevista,  hoy continuamos  con la segunda,  y finalizaremos con una tercera la próxima semana, pues hay mucho material todavía por enseñaros, que os dejará boquiabiertos y aclarará muchas dudas.
 

Los coleccionistas estamos viviendo de primera mano y con gran satisfacción, los entresijos de una fábrica de muñecas desde el punto de vista del fabricante, hasta ahora nunca publicado. Muchas gracias, Vicente Valdés y familia, por vuestra gran generosidad.




Segunda parte


En la mayoría de los catálogos de venta de las fábricas (Famosa, Icsa, Vicma, etc.) las muñecas aparecen con su nombre identificativo debajo. ¿Por qué "Muñecas Alfonso " utilizaba números de referencia para identificarlas?

Cuando Don Alfonso se lanza con la fabricación de sus propias muñecas comenzó a utilizar números de referencia para distinguirlas, y así, prosiguió en los años siguientes. En general, hay muy pocas muñecas que se las reconozca por su nombre como "Picardías" o "Leuka"

La referencia determinaba:
- Una muñeca en un solo tamaño pero con distinto vestuario.
- Muñeca en distintos tamaños y vestuarios.
- Tipo de muñeca con caras y vestidos diferentes. Ej.: Guardacamisones.


Veamos algunos ejemplos:


Muñeca en un solo tamaño pero con distinto vestuario








Muñeca en distintos tamaños y vestuario

Las dos primeras cifras determinaban la medida de la muñeca (29, 35, 49, 58, 71cms.), y las posteriores, la vestimenta. Por ejemplo, una muñeca de comunión, cuya referencia correspondía a 3534, significaba que la muñeca medía 35cms y que su vestuario se identificaba con 34, pero también se vendía como 2934, 4934, 5834 y 7134. Asimismo, esa muñeca  en concreto, tenía otra referencia de 3597, en la cual el tamaño era el mismo, de 35cms, pero su vestido ya no correspondía al de comunión, sino al de "plisado y guipur".

De 41cms de alto y modelos 36, 37 y 38.



Tipo de muñeca  con caras y vestidos diferentes

Guardacamisones




¿”Muñecas Alfonso” nunca puso nombre en las cajas de sus muñecas?

En general, las cajas no solían llevar ningún nombre de muñeca porque de esa manera se podían aprovechar para varias de ellas, y así, abaratar costes de producción. Si bien, cuando se fabricaron muñecas para exportar a Alemania e Inglaterra, llevaban el nombre que indicaba el cliente, pues se fabricaban miles de cada muñeca.


 


¿Cómo lograba la empresa llegar al mundo infantil de entonces?

Por medio de Agentes Comerciales que cubrían todo el territorio español, e importadores de Inglaterra, Alemania, y en menor medida, Francia. Vendiéndose tanto en Grandes Almacenes, como en jugueterías, tiendas de regalos, tómbolas etc. También estuvimos vendiendo muchas temporadas a fábricas de detergentes, chocolates, infusiones, etc., los cuales,  a cambio de acumular puntos en la compra de sus artículos, regalaban muñecas. 

¿Cuáles eran los grandes competidores de "Muñecas Alfonso" en la industria de la muñeca?

En los primeros años de funcionamiento, la competencia directa eran todas las fábricas que hacían el mismo tipo de muñeca.
En los 70, las grandes marcas como Berjusa, Toyse, b.b., Vicma, Jermar, Famosa, etc. se lanzan a la publicidad en TV, con productos muy diferentes a los nuestros: saltarinas, andadoras, reían, lloraba, daban besitos...
A partir de entonces, nuestra competencia eran fábricas más pequeñas que no tenían tampoco capacidad para adquirir espacios publicitarios en TV y que fabricaban el mismo tipo de muñeca: Silqui, Eda Durá, Pérez y Galsem, Majber, etc.


¿Cuáles fueron los muñecos que más éxito de ventas obtuvieron?
De 1953 a 1957 se vendió muñeca andadora manual.
Desde 1964 a 1973, como pieza más singular, y cuyo mecanismo fue patentado, el Bebé de dos caras, en dos modelos: Vestido de lana (Ref.430) y Boatiné (Ref.431) con un precio de 165 Ptas. en 1965.

La muñeca Picardías que guiñaba un ojo si tirabas de la anilla que tenía en la espalda.

La Pelirroja de 1975 (tipo Pipi Calzaslargas) y la Pastorcita de 1976 que emulaba a Heidi.

Las series más vendidas fueron: Las muñecas de comunión, las regionales, las andaluzas estilizadas (para el turismo), las guardacamisones, las muñecas de época y las Chochonas.
De comunión

Regionales

Andaluzas estilizadas

Guardacamisones

Época

Desde 1979 a 1985, las muñecas de fieltro tuvieron gran aceptación, tanto en versión muñeca como guardacamisones.
 

 La Chochona, nombre con el cual fue bautizada por un feriante de Madrid que tenía varias tómbolas, tuvo un gran éxito. De hecho, se fabricaban unas 400 diarias.

De 1974 a 1980 se vendieron miles de vestiditos que servían para Nancy. Además, hicimos muchos modelos regionales, de época, de comunión, etc. que no solía hacer Famosa.
En 1977 se sacó Baby Risitas, que reía al lanzarlo al aire. Asimismo, alcanzaron gran éxito las muñecas de comunión con lamparita y las habladoras con lamparita.

Continuará...

Atención:

Si quieres dejarme un comentario y no sabes cómo hacerlo, la manera más fácil es:
 1º  - "En comentar como" selecciona "Anónimo"
 2º  - Pincha en "Introduce tu comentario" y escribe lo que desees. Eso sí, te agradecería  que pusieras un nombre (no hace falta apellidos), solamente para poderte identificar para el próximo comentario.
 3º  -   "Da a "Publicar"
                                         Muchas gracias por participar!!!!!!!!!  

Una nueva novedad cada miércoles de la semana. No lo olvides.


Y si deseas dedicar una muñeca a alguien especial por su cumpleaños y darle una gratificante sorpresa, no lo dudes, éste también es tu blog. Comunícamelo a: salyperla@hotmail.es





miércoles, 16 de mayo de 2018

Novedad del día: Entrevista a Vicente Valdés de "Muñecos Alfonso", primera parte.



Hoy es un gran día, porque vamos a ver  el mundo de las muñecas a través  de los ojos del propio fabricante,  y no,  desde el punto de vista de un coleccionista. Desde aquí,  nuestro profundo agradecimiento a Inés Pastor (hija de Don Alfonso, creador de la empresa) y  a su marido, Vicente Valdés, que trabajaron  durante quince años en “Muñecas Alfonso” (ella como diseñadora de los vestidos  y él como encargado), hasta que en 1983-84  se independizan y ponen una empresa de confección de vestidos de comunión para niñas.  


Como, más que una entrevista, es un mini libro de la historia de esta maravillosa fábrica de muñecas, que se caracterizaba por la belleza de la cara de sus muñecas y sus adorables vestidos, he decidido hacerla en dos partes. Comencemos.
 

Primera Parte



Hola Vicente, antes que nada, te quiero  agradecer de todo corazón, todo el tiempo que me has dedicado  y todo el material que me has aportado,  para que todos podamos comprender mejor, cómo era trabajar en  una  fábrica de muñecos.  Una maravillosa experiencia que todos los coleccionistas vamos a disfrutar de tu mano. ¡Gracias por estos meses de dedicación!!!



Mini libro de "Muñecas Alfonso"


Muñecas Alfonso empieza su andadura en 1953 hasta 1989 en que se cierra.

Año 1957. Feria en Casablanca.




¿Quién fue el fundador de Muñecas Alfonso y cómo fueron sus primeros pasos?
Los fundadores de la empresa son el matrimonio formado por Alfonso Pastor Sempere (Onil 1924-Benejama  2004) y María Juan Calvo (Onil 1925-Benejama 2011).
Don Alfonso  (sobrino por parte de madre, de Ramón Sempere,  presidente de Famosa)  trabajaba en la fábrica de muñecas que tenía su padre y el hermano de éste, “Muñecas Pastor”.   Pero además, por su cuenta,  hacía voces y ojos para muñecas, que vendía sobre todo a fabricantes de Madrid. Al fallecer su padre en 1949, la empresa pasó a ser dirigida por su tío.
Si en algo destacaba Don Alfonso, era por su gran ingenio creativo en la fabricación de artilugios novedosos en esa época, que facilitaban cualquier tarea que se propusiese. Con lo cual, cuando a finales de 1952, le informan que en Benejama se traspasaba una fábrica de muñecas, propiedad de Vicente Valdés (curiosamente, del abuelo de nuestro entrevistado), decide independizarse y  dirigir su propia  empresa junto a su mujer.
Ya en 1953 tiene preparado un pequeño muestrario de seis muñecas de 50cms, las cuales podían ser andadoras o no, y  cuyos precios oscilaban desde 68 pesetas las más económicas, a las más caras de 90, siendo el modelo andador, 10ptas más caro, que el que no llevaba mecanismo alguno. Estaban hechas de papel y escayola, con peluca de tibet fino lavable, ojos durmientes y voz mamá.
En 1954 amplía el muestrario a 12 muñecas en dos tamaños distintos.  De dichas muñecas se ofrecía una versión más económica  con ojos fijos de cristal, peluca de tibet pegada, voz llorón, cuerpo  desnudo y caja de cartón gris.
El proceso de estas primeras muñecas era muy artesanal, se picaba el papel usado (algunos procedentes de sacos de cemento), y posteriormente, cartón rugoso (como el utilizado en los envases de los huevos),  se mojaba presionándolo en los moldes de hierro que anteriormente de llevarlos a la fundición se habían realizado en escayola, se juntaban las dos piezas, se pegaban  y se encolaban. Posteriormente, se empastaban y lijaban, finalizando  con pintura a pistola. 


                      

Las pelucas eran de pelo tipo Tibet (procedente de unas cabras del Tibet) y se pegaban en la cabeza. Solían comprarse hechas en Madrid y Barcelona, si bien durante varios años se utilizó cáñamo de Redovan que teñían en Alcoy en color castaño y negro, e incluso, esparto. También, se implantaron algunas de pelo natural.

Los maravillosos vestidos eran diseñados por su mujer, María.

Como en los primeros años el embalaje exterior era muy caro y se cargaba en factura, algunos distribuidores los devolvían para volverlos a utilizar y se les abonaba.

De 1953 hasta 1957 las muñecas más vendidas eran las andadoras manuales.

Este procedimiento requería mucha mano de obra, lo que conllevaba, un precio alto de costo y venta al público. Este tipo de muñeca estaba al alcance de una minoría.



Muñecas de Finales de los 50 de cartón piedra.

1958. Modelo  252 Cóctel.  Precio 165 Ptas.

1958. Modelo 233.  Ref. Carioca. Precio 130 Ptas.


1958. Modelo 55. Ref. Sissí. Precio 200 Ptas.



¿Por qué se puso el nombre comercial de “Muñecas Alfonso”?
Fue iniciativa del representante de Valencia, Sr. Barceló,  pues en esos momentos había una fábrica de lejías que se llamaba “Alfonso” y hacía mucha publicidad. De esa manera, al elegir ese nombre, a los futuros clientes ya les sonaba de antemano y se obtenía publicidad gratuita. Otras fábricas de muñecas optaron  por siglas con los apellidos o nombres de sus fundadores como Toyse (Tortosa, Yañez y Sempere), Vicma (Vicente, Cándido y Manolo),  Jesmar (Jesús y María), etc.

¿Por qué 1959 fue una fecha para no olvidar jamás?
El gran avance de 1959 marcó, un antes y un después, en la fabricación de muñecas, porque se pasó del cartón al plástico con la implantación de las máquinas de soplar plástico, que permitieron hacerlas más asequibles y abarcar más público infantil.

¿Cuáles eran los pasos indispensables, a partir de 1959, desde que surgía una muñeca de la imaginación de su creador hasta que llegaba al público?

Lo primero era el trabajo del escultor, debía realizar las diferentes partes de la muñeca: cabeza, cuerpo, brazos y piernas. Para ello se utilizaba arcilla y se iba moldeando hasta conseguir la forma  deseada, teniendo en cuenta, que las piezas fuesen proporcionales al tamaño de la muñeca. A continuación, se realizaba un molde de escayola de dichas piezas.


Molde de escayola para fabricar el definitivo de bronce.


Tras cerciorarse de que las piezas estaban perfectas, los moldes de escayola se llevaban a fundición para reproducirlo en bronce, en un principio eran de hierro fundido. Posteriormente, al taller mecánico para ajustarlos y mecanizarlos y así poder ponerlos en las máquinas de soplado (extrusoras-sopladoras) para crear las cabezas, cuerpo brazos y piernas en plástico. 





Como el plástico salía con mucho brillo de dichas máquinas, se quitaba con un trapo impregnado en polvo de piedra pómez pieza a pieza.  Ya en los 70 se ponían dentro de un bombo de madera con un poco de granza de plástico y con el roce el brillo se quitaba.

Las cabezas eran las piezas más importantes y que más trabajo y esmero requerían. Se comenzaba abriendo la parte alta de la cabeza (testa) para poder colocar los ojos fijos o movibles (de péndulo). Se continuaba con la perforación de la testa con una máquina de coser, creada por Don Alfonso, para que pudiera perforar el plástico e injertar el pelo que era monofilamento de nylon. Posteriormente, se soldaba la parte injertada al resto de la cabeza  para que pareciese que era de una sola pieza. Se procedía a pintar con aerógrafo y una trepa o máscara, los labios, cejas y coloretes, finalizando con el peinado.

Ojos de péndulo o movibles.



Ojos fijos.



 Monofilamento de nylon para el pelo de las muñecas.


Cabeza de muñeca finalizada de plástico.



Distintos tipos de voces o llorones que se colocaban en los cuerpos para que al mover la muñeca hiciese ruido y pareciese que hablaban. Se comenzaron a utilizar con las muñecas de cartón piedra y se prolongaron hasta las de plástico.



Ref. 532.  Modelo Ballet. Año 1963.




A partir de 1963, se sustituyeron las cabezas de plástico por las de goma (cloruro de polivinilo),  y para ello,  Don Alfonso utilizó las mismas máquinas de extrusionar  y soplar con unos ligeros cambios, que él mismo ideó, para no tener que invertir más dinero en los nuevos hornos rotacionales que ya se utilizaban en Onil para estos menesteres. De ahí, que el aspecto de sus caras  y brazos fuera diferente y único con respecto  al de los demás fabricantes; a simple vista,  un coleccionista lo definiría como una goma un poco más rugosa y rígida.



¿Cuál fue la gran aportación de Don Alfonso en la goma que empleó para cara y brazos de sus muñecos en los 60, reduciendo así los costes de producción?

Don Alfonso inventó un sistema para soplar la goma con las máquinas que ya poseía para el plástico y no tener que recurrir a los nuevos hornos rotacionales que se implantaban en las fábricas competidoras de Onil. Su afán era que sus muñecas generasen menos costes de producción y salir a la venta con un precio más atractivo y asequible para su venta, que no hubiese sido posible, con la adquisición de los nuevos hornos.

Para ello, se  compraban y utilizaban las piezas que salían defectuosas de los hornos rotacionales del resto de fábricas de Onil, defectos  que solían consistir en pequeñas manchitas que presentaba la goma (en 1966 se pagaba dicha goma a  11 ptas. el Kg). Mediante cuchillas, se quitaban las partes defectuosas, y con unas potentes trituradoras, que el mismo diseñó para ese menester,  se hacía la granza de goma, que se mezclaba con unos tintes para conseguir un color de piel uniforme. Tras ello, la goma ya estaba lista para las máquinas de soplado.

Las piezas realizadas con este sistema costaban una décima parte que las de horno rotacional, si bien,  tenían la desventaja de  que en dichas piezas se notaba la junta del molde,   el cual  había que recortar y afinar con unas cuchillas, y su tacto era un poco rugoso y  más duro.  El brillo de la goma de las  piezas se eliminaba con bicarbonato.
En 1973, para afinar el tacto de la goma de las cabezas y brazos,  se optó por hacer   dos diminutos agujeros al molde para la salida del aire, y para apagar el brillo, se comenzó a utilizar una laca especial.

A las cabezas, en un principio se les ponían los ojos y pelo igual que a las de plástico, es decir,  con apertura de la testa. Al poco, se perfeccionaron los moldes, y ya se pudieron poner los ojos por fuera.  Como esta goma no era tan flexible que la goma generada por un horno rotacional,  requirió de  unos ojos especiales con la mitad de la capsula, y a veces, al introducirlos y hacer un poco de fuerza,  la goma de al lado del ojo se rasgaba un poco.




Ojos de margarita durmiente de media cápsula.



A finales de los 70, por exigencias del mercado, ya se emplearon hornos rotacionales.



Algunos modelos de muñecas de los años 60.




          
    













Continuará… la próxima semana.

No os perdáis las respuestas a preguntas como: "Evolución del pelo en las muñecas", ¿Cuáles fueron las muñecas de más éxito?,¿Por qué sus cajas no llevan nombre? y muchas fotos de sus muñecas.

Atención:

Si quieres dejarme un comentario y no sabes cómo hacerlo, la manera más fácil es:
 1º  - "En comentar como" selecciona "Anónimo"
 2º  - Pincha en "Introduce tu comentario" y escribe lo que desees. Eso sí, te agradecería  que pusieras un nombre (no hace falta apellidos), solamente para poderte identificar para el próximo comentario.
 3º  -   "Da a "Publicar"
                                         Muchas gracias por participar!!!!!!!!!  

Una nueva novedad cada miércoles de la semana. No lo olvides.


Y si deseas dedicar una muñeca a alguien especial por su cumpleaños y darle una gratificante sorpresa, no lo dudes, éste también es tu blog. Comunícamelo a: salyperla@hotmail.es